Holy Shit.

Y entregamos nuestros corazones a quienes nuestra presencia agotaba y nuestras voces quedaron encerradas bajo el funesto manto de la tiranía y la pobredumbre.

Sin ánimos ni anhelos, aquí yacemos, aquellos que predicabamos por la libertad y la cordura.

2 comments:

areala dijo...

Mr. Von Trier, noto cierta decadencia cada vez mas pronunciada en sus escritos no???

Aun hay un tenue horizonte que vive por esos ideales, no desistamos, que eso a sonado muy a larra, y ya sabemos como acabo el pobre genio.

keep your hopes high!

carlos de la parra dijo...

Todo está sujeto a cambios,uno es quien pone su grano de arena o su gigantesca transformación al entorno según su capacidad,pero la debilidad,es rendirse.

Publicar un comentario

Piensa lo que dices, di lo que piensas.

top